14 sept. 2010

Capítulo 33: Éxtasis

Caminamos en silencio por las abarrotadas calles de Madrid, él con su mano en mis hombros y yo con la mía en su cintura. Me sentía muy, muy feliz. ¿Cómo podía cambiar tanto la situación en unas horas? Aquella misma mañana estaba prácticamente ideando planes suicidas porque lo estaba pasando fatal. Ahora mismo, a las diez de la noche del sábado, estaba paseando por mi nueva ciudad al lado del chico más maravilloso del mundo.
¡Era perfecto! Dulce, amable, detallista, amigable, sincero, divertido, sabía escuchar, era culto, justo, apasionado a la vez que cauteloso, valiente, pensativo, soñador, emprendedor, activo, seguro de sí mismo, misterioso, guapo. Absolutamente perfecto. "¿Estoy segura de que no estoy soñando??", pensé, sonriendo. Me miró sorprendido.
-¿He dicho algo gracioso?-preguntó, divertido. Me reí de lo absurdo de la situación.
-No, nada, es simplemente que...-me ruboricé, y él me apretó contra él.
-¿Estás nerviosa por la fiesta o qué?-dijo, mientras me apartaba un mechón de pelo de delante de mis ojos.
"No es eso, idiota. Es que me gustas mucho, y me encanta estar contigo. Me has echo la chica más feliz de España".
-Un poco...-decidí finalmente responder. No me quería precipitar tan pronto.
Sonrió dulcemente.
-Tranquila, si estás conmigo, nada malo pasará. Verás qué bien nos lo pasaremos.
Asentí, contenta. "Ojalá que nos lo pasemos bien a mi manera...".
El resto del viaje fuimos hablando de cosas sin importancia, pero muy entretenida. En casi todo estaba de acuerdo con él, pero para hacerlo más entretenido siempre me ponía en su contra, para hacerle rabiar.
-¡Tengo razón! ¡Y lo sabes!-protestó, picado. Le abracé.
-Que ya lo sé, tonto... Solo lo digo para picarte.-de repente,me miró muy serio.
-Pues lo haces muy bien...-comentó, mirándome fijamente. Me sonrojé.
Nada más que se callase estábamos en la puerta del local, abarrotada de jóvenes de entre dieciséis y dieciocho años, deduje. Todos iban muy bien vestidos: las chicas con sus taconazos y los chicos con sus polos bien planchados. No era una de las fiestas a las que estaba acostumbrada, pero me encantaba.
Delante de nosotros teníamos al puerta, con un montón de hojas en la mano. Nos miró muy serio.
-¿Nombre?-preguntó arisco. No me extrañó que estuviese de mal humor, hacer de puerta para una fiesta de adolescentes no debía de ser muy divertido.
-Jaime del Campo Rivera. Invitado por Nacho Guerrero.-dijo, con voz autoritaria.
Comprobó en su lista los nombres que le había dado y asintió, pensativo. De repente me miró.
-¿Y tú?-dijo de mal humor. Me quedé helada.
-Es la señorita Alvear, viene conmigo.-Jaime respondió por mi.- Es mi acompañante.
-De acuerdo. Pasad.-dijo, mientras abría la verja. Pasamos de la mano.
-O sea, que ahora soy tu "acompañante"...-pregunté, divertida. Me miró riendo.
-¿Algún problema, "señorita" Alvear?
Me reí muy fuerte.
-Ninguno. Es más, me gusta que me llame así, "señorito" del Campo.
Se rió conmigo, y llegamos a la pista de baile. Estaba lleno de grupitos que reían con copas en la mano. Nada más llegar un chico se acercó a Jaime.
-¡Jaime, tío! ¡Qué guay que hayas venido!-dijo mientras le daba la mano. Me miró interesado.- ¿Y quién es la "afortunada"?
-Carmen. ¿Qué pasa, estás celoso de que no vaya contigo?-repondí, muy suelta. Me miró pasmado, y Jaime me siguió la broma.
-¡Oh, si! Golpe bajo, tío-dijo, riéndose. Su amigo me sonrió.
-Mentiría si dijese que no, Carmen. Soy Fernando, un amigo de siempre de Jaime... Y he de decirte que eres muy guapa.
-Se lo dicen a menudo...-dijo Jaime, mirándome dulcemente.-Sobre todo yo.
Le di una palmada cariñosa en el hombro, mientras Fernando me acercaba una copa.
-Toma, Carmen. Es Vodka Absolute con lima, ¿te gusta, no?
-¡Gracias, Fer!-dije, contenta. Le di un buen sorbo. Estaba un poco cargada, pero estaba muy buena.
-Os dejo, chicos. Tengo que saludar a más gente, y a conseguirme una acompañante.-dijo, mientras se alejaba. Jaime y yo nos reímos de la palabra que antes nos había echo tanta gracia.
Se nos acercaron al menos quince chicos a saludarnos, y como otro grupito de chicas a saludar y de paso, a descubrir quién era la misteriosa chica de Jaime.
-Bueno, Carmen... ¿Estáis saliendo?-me preguntó una chica, llamada Teresa. Me sonrojé.
-Si, somos pareja. ¿O no?-preguntó Jaime, mirándome embelesado. Me quedé de piedra. ¿Pareja... él y yo?
-Cierto.-le abracé. Apoyé mi cabeza en su hombro, y me susurró:
-Esperaba que dijeses eso...
El corazón me iba a estallar. Estaba tan nerviosa, que lo mejor que hice fue alejarle de aquel grupito que nos había convertido en el centro de los comentarios, y le arrastré hasta la pista de baile. Sonaba All Night Long. Bailamos como si no tuviéramos a nadie a nuestro alrededor, como si fuésemos los únicos que importaban. Él y yo, tan solo podía pensar en ello. Lo único que importaba era mi corazón latiendo a mil por hora, sus brazos en mis caderas, mis manos en su nuca. Nuestros cuerpos a centímetros, nuestras miradas se cruzaban. Sus labios a milímetros de los míos.
-¿Sabes qué?-preguntó mientras Pitbull cantaba su parte.
-¿Qué?-pregunté, nerviosa. Él lo detectó, y sonrió.
-Te quiero. Desde el momento en el que te vi, llorosa y destrozada.
Sudaba de los nervios, y del movido baile, pero sobre todo estaba nerviosa. No me lo podía creer.
-Te voy a pedir una cosa...
-¿El qué?-respondí, con un deje emocionado en mi voz.
-Te voy a pedir algo que he estado esperando durante estas últimas horas. Y sé que tú también lo quieres. Así que, déjame hacerlo, y me convertirías en el chico más feliz del mundo. Quiero besarte. Y lo voy a hacer.
Dicho esto, lo hizo. Me besó como nunca me había besado nadie, como si yo fuera el agua tras un día en el desierto, como si fuese lo que estaba esperando. Yo por mi parte, le besé con ganas, con lágrimas de alegría en mis ojos, incrédula. Sus labios sabían como el mar, su boca olía a caramelo, su piel era suave como el terciopelo, su pelome hacía cosquillas en las palmas de las manos.
Me agarró por la espalda y me pegó completamente a él. Paseó sus manos por mi espalda, y se detuvo en mis riñones. Le acaricié el pelo suavemente, mientras seguía el baile impuesto por sus labios en los míos, que me tenían hechizada. Era glorioso, lo mejor del mundo. Lo mejor que mis labios habían probado nunca. Tenía las pulsaciones disparadas, y mi por mi estómago pasaban mil sensaciones: amor, alegría, anhelo, deseo, pasión, dulzura y una felicidad tan enorme que daba miedo. Estaba abrazada al mejor tío de Madrid, qué de Madrid, de España. O del mundo entero.
De repente, se separó de mí, con el pelo revuelto y el deseo en la mirada.
-¿Por qué no vamos a la terraza y hablamos tranquilamente? Allí hay más intimidad...- dijo, sonrojado. "Es tan dulce..."
-Por mí, hasta el final del mundo.-dije, absolutamente feliz. Sonrió victorioso y me abrazó. Le correspondí, y me llevó hasta uno de los sillones de la terraza. La noche estaba fresca, a pesar de que estábamos a finales de Septiembre. Era normal que hiciera algo de frío, pero no tanto como en esa noche.
Jaime me vio tiritar, y me miró con dulzura.
-¿Tienes frío?-preguntó, atento. Negué con la cabeza.
-Solo estoy... eléctrica. Muy eléctrica.
Se rió suavemente.
-Voy a por un par de copas. ¿Lo mismo de antes...?
-Bacardi con limón, por favor.-contesté, mirando hacia abajo. De repente ví que se había agachado y que tenía sus ojos verdes delante de los míos.
-Ahora vuelvo.-me besó en la mejilla, y se fue hacia la barra. Me quedé sola, tomando aire. "¡ES INCREÍBLE! ¡AAAAAAAAAH!" pensé, eufórica.
-Lo conseguí...-susurré, sonriendo ampliamente.
-Sí, querida. Conseguiste ponerme terriblemente celoso.-dijo una voz, a mi lado. Miré sorprendida al chico que tenía delante, todo vestido de negro y con un deje molesto en la mirada. Le observé, incrédula.
-¿Qué...? Tú...-susurré, sorpendida al ver quién era el que me había dicho aquello.
Era...

7 comentarios:

  1. Buaaaaaaaaaaaah, espero no, anhelo el siguiente capitulo!!!

    ResponderEliminar
  2. quién era? Espero con ansia el nuevo capítulo. Lo haces genial

    ResponderEliminar
  3. Era Damon?! PFFFFFFFFFFFFFFFF
    DIOOS MIO,estoy enamorada de Carpe Diem *.*

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado :) tengo ganas de saber quién es!

    ResponderEliminar
  5. precioso el capitulo :D
    sube maaas!!

    ResponderEliminar
  6. www.laspalabrasquenuncapronuncie.blogspot.com
    pásate:)

    ResponderEliminar
  7. Diosssssssssssssssssssss,que ganas del sisguiente capítulo... Está super interesante,sigue asi :)

    ResponderEliminar

C'mon! Tell me ur opinion! :)