17 sept. 2010

Capítulo 34: ¡Menuda movida!

-Lo conseguí...-susurré, sonriendo ampliamente.
-Sí, querida. Conseguiste ponerme terriblemente celoso.-dijo una voz, a mi lado. Miré sorprendida al chico que tenía delante, todo vestido de negro y con un deje molesto en la mirada. Le observé, incrédula.
-¿Qué...? Tú...-susurré, sorpendida al ver quién era el que me había dicho aquello.
Era...

-Tú...-susurré, muy, muy confusa. ¿Qué demonios pasaba?
-Si, yo.-dijo el chico, muy serio.- ¿Por qué besas a ese tío? Es un chico sin más, hay personas que quieren besarte con muchas más ganas.
Me enfadé.
-¡A ver, entrometido! Yo beso a quien me da la gana, porque para eso es mi vida... ¿no crees? No contestes. Y me da igual cuántos chicos quieran liarse conmigo, lo único que me importa, EL ÚNICO QUE ME IMPORTA, está en la barra, trayéndome una copa.
-¿Estás segura de que él es el único que te importa? Porque, si yo fuera mi hermano, me habrías echado a patadas. Pero, ¿por qué a mí no? Venga, no soy tonto. Sé que conoces a mi hermano.
-Porque tu hermano Damon me cae mucho peor que tú.-contesté, gruñona.- Porque él es un maleducado, y tú no.
Gonzalo sonrió, halagado.
-¿Es un cumplido? Me lo tomaré como tal.-se sentó en el sillón a mi lado y me cogió una mano.- De veras, Carmen, me has atraído desde el principio...
-¿De verdad? Pues, si te he gustado desde el primer día, en el Club de Campo, ¡menudo empeño que pusiste para conocerme!
Se quedó callado de repente.
-He tenido que atender diferentes asuntos... muy "espinosos". Por lo que no he tenido mucho tiempo para la vida social.
-Bah, menuda excusa, chato.
-Es cierto. ¿Te digo la verdad? Mi madre acaba de fallecer- dijo con un tono amargo.- Y no me pude despedir de ella...
Me quedé muda. "¡Mierda, la he cagado bien!"
-Oh... Lo siento, Gonzalo. En serio. Sé como te siemtes...-dije, intentando animarle, cosa que causó el efecto contrario.
-No lo sabes.-dijo, muy dolido. Le puse la mano encima de la suya, haciendo una extraña torre de tres manos.
-Ánimo, ¿vale? Estoy aquí para lo que quieras.
Me miró tristemente.
-Justo, para lo que quiera... No te veo muy dispuesta.-insinuó. Negué con la cabeza.
-Tengo novio, Gonzalo... Lo siento.-justo dije esto y apareció Jaime con dos copas en la mano para nosotros y una mirada fulminante para Gonzalo.
-Hola, Fiornucci. ¿Conoces a mi novia Carmen? Es genial, ¿a que sí?-dijo, mientras me tendia la copa y me rodeaba con el brazo, en gesto posesivo.
Se quedó muy pillado.
-Es perfecta. Hacéis una pareja increíble.-dijo, con un tono mucho menos convencido en la segunda parte. Sonreí incómoda, y Jaime le tendió la mano.
-Gracias, Gon. ¿Cuanto tiempo, eh?- dijo finalmente, más animado. Se embarcaron en una conversación un poco más natural y sin rencores, y mientras tenían su charla aburrida sobre fútbol, murmuré:
-Voy al baño... ¿Va?
Me levanté incómoda con los tacones matándome, y entré en el edificio. A esa hora (la una menos diez) estaba muy lleno, much más que cuando llegué. Pero la mecánica era la misma: muchos círculos de gente hablando o balanceándose al ritmo de la música. Era divertido ver a los notas que bailaban de pena, y a los míticos gallitos perreando fatal delante de las chicas para fardar de culo. Era tronchante.
Riéndome sola, entré en el baño y vi a una chica encogida llorando delante del espejo. No le podía ver la cara, pero sí oír sus sollozos. Me dio una venada de compasión y me acerqué a ver qué era lo que le pasaba.
-Ey, hola. Mira, ¿estás bien?-pregunté incómoda. La chica pegó un salto, y miró desconfiada hacia mí. Era guapa: pelirroja con el pelo rizado muy largo, ojos azules muy claros, y altísima. Llevaba un vestido verde jade que le sentaba perfecto, y le hacía parecer un poco más morena (ya que era tan blanca como la leche). Tenía la cara a manchurrones de rímel que tapaban sus bonitas pecas, y una cara de tristeza inmensa.
-Hola.-dijo, compungida. Me acerqué a ella despacio.
-Oye, ¿te pasa algo?-pregunté compasiva. Asintió lloriqueando.
-Mi novio me ha dejado. Tomás dice que soy muy niña para él.-al acabar la frase se echó a llorar desconsoladamente. La abracé.
-Ese tío es gilipollas, ya verás, encontrarás a alguien de verdad, tranquila, no llores, estoy aquí para consolarte...-dije de golpe, como si fuese un guión que me hubiese aprendido para esa misma noche. dejó de llorar y me miró. Le sonreí.- Me llamo Carmen, ¿y tú?
Se sorbió los mocos e hizo una mueca parecida a una sonrisa.
-Paz. Gracias, de verdad. Eres genial.- dicho esto esbozó una sonrisa mucho más bonita que la anterior, que iluminó su cara bonita.
-De nada, tía. Mira, aquí tienes mi número. Si un día quieres algo, ya sabes, ¿va?-le apunté en la mano con un boli que tenía en mi bolso mi teléfono. Volvió a sonreír.
-Gracias, Carmen. ¡Eres muy simpática!-rió, y me reí con ella.
-Bueno, tengo que volver. ¡Hasta otra!-dije, contenta de haber echo "la buena acción del día". Me di la vuelta, y oí como decía:
-¡Nos vemos!
Volví a la pista de baile, intentando sortear todos los círculos de gente y los borrachos. De repente un gorila (no exagero, era enorme) se me puso delante y otro tío por detrás. Me acorralaron en una esquina, y el chico de detrás se me acercó al oído y me susurró:
-¿Tienes tiempo, monada?-olí asqueada su aliento a whisky. Me alejé rápidamente de aquel baboso.
-No. Para tí no. Si me disculpas...-iba a girarme airosa y orgullosa de mi audaz respuesta cuando noté que el gorila me cogía del brazo y me obligaba a girarme. El baboso me miró fijamente, y su mirada después se desvió hasta mi escote.
-¡Pero qué tenemos aquí!- dijo, riéndose como un idiota.- Creo que tiene una bomba en las tetas, habrá que cachearla...- y su mano iba acercándose cada vez más a mi pecho. Chillé e intenté desasirme, pero el gorila era demasiado fuerte.
De repente vi como una figura caía sobre él y le tiraba al suelo.
Miré impresionada al chico que había dejado KO al baboso.
-¡¿Damon?!

10 comentarios:

  1. DAMON DAMON DAMON DAMON! (L)
    lo sabía! lo sabía!nopodia ser el malo y ya!
    MUAHAHA! me encanta el capituloo!
    sigue prontooo por favor! (L)

    PD: he dicho ya que amo a Damon? ajjajajajja

    ResponderEliminar
  2. OH GONZALO QUE MONADAAAAA!
    Y pobre Paz tia... Y MENUDO IMBECIL EL BABOSO!
    DAMOOOOOON (L)
    Y JAIMEEEEEE
    AAAAAARGHH QUE SE QUEDE CON LOS TRES! :D

    ResponderEliminar
  3. BUUUUUF BUUFFF BUUUUUUUUUUUUUUUUUFFF
    Cada vez está mas interesante.
    Que ganas del siguiente ^^

    ResponderEliminar
  4. Bufff, hasta el capitulo pasado lo tenia claro! JAIME pero ahora... ¿A quien elegirxd?
    Una historia perfecta bsss (:

    ResponderEliminar
  5. HAY DIOS MIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.
    Carmen las pasará putaaas ahoraa para elegir a chico,tiene e tres preciosos hombres detras, pff,que envidia T.T ahaha

    ResponderEliminar
  6. AMO A DAMON, es el mejooooor, MENUDO HOMBRE

    ResponderEliminar
  7. Vva gonZaloH! <333

    ResponderEliminar
  8. Diios me e leido 34 capitos de golpee!!
    Me encantta!!

    ResponderEliminar
  9. POR QUÉ NO EXISTEN DE ESTOS? JAJ
    Muy buena la historia, continuala pronto ahora que no hemos empezado los exámenes por favor.

    ResponderEliminar
  10. http://dontstopbelieve.blogspot.com/
    http://dontstopbelieve.blogspot.com/

    Pasateee :)

    ResponderEliminar

C'mon! Tell me ur opinion! :)